EL MAR ME TRAJO HASTA AQUÍ

A veces pertenecemos a lugares inesperados, donde no te tocó nacer pero algo te llevó ahí. Montevideo, aquella ciudad donde los segundos pasean tranquilos por la rambla, tomando mate y viendo los atardeceres más bonitos. Ese lugar detenido en el tiempo, lugar de candombe, asado, chivitos, lluvia y sol, playas, cumbia, futbol, milonga y ta.

Un oasis necesario en medio de este caótico mundo.

Citando a Drexler: “El mar que me trajo hasta aquí, el puerto en que habré de zarpar, un día pensando en volver, un día volviendo a escapar, un día cualquiera me iré dejando su lágrima atrás. La pena que me haga partir, la misma me hará regresar”.